domingo, 11 de septiembre de 2011

Para todo existe una primera vez

Después de llenar mi vacío existencial pasando el dia con Marijuana y Penny Lane, tome mis cosas y emprendí el viaje de vuelta. Descubrí que el ipod tiene solitario así que el viaje se me paso buscando uno que me permitiera al menos hacer diez movimientos antes de barajar las cartas por primera vez. 
A punto de llegar a Retiro lo único en lo que podía pensar era en el motivo por el cual no había ido al baño antes de salir, lo cual me hacia caminar cruzando las piernas. Llegue a la conclusión rápida de que lo único que me distraería seria un cigarrillo así que busque uno en la mochila. Una vez que lo prendí me perdí en la nebulosa de humo y a los receptores nicotinicos ya no les importo mas nada, arrastrándome con ellos a esa maravillosa sensación de vicio saciado. Hasta que de repente siento un tirón.
En un acto reflejo manotee mi mochila antes que la persona que estaba haciendo lo mismo y a la cual aun no le había visto la cara y mucho menos la intención, lo consiguiera. 
Giro, quería robarme, a esas alturas ya era obvio.
En rápidas imágenes vi mi vida entera en esa mochila. Mi computadora con una cantidad eterna de escritos, la cámara con las tomas que logre de Penny Lane mordiendo la teta de su madre, mi buso de Mickey (el preferido entre mis busos de Mickey), mi ipod y el solitario recién descubierto, mis películas, mis libros, mi celular y mis drogas. Sin contar la llave de mi casa que seria lo primordial dado que nadie mas tiene.
Me desespere. No podía dejar que ese tipo se llevara mis cosas preferidas. Me agarre de la mochila con mas fuerza de la que hicieron mis cuñadas para dar a luz a mis sobrinas y el hizo lo mismo. Tire y afloje, tire y afloje, no duro mucho. Unos segundos después pise en falso y me caí. 
Por dios, Rocio.. ¿es necesario ser tan torpe incluso en situaciones claves? 
Caí justo en el huesito dulce malherido por la caída en patines de hace un mes. "¿ Todavía duele?" fue lo que pensé mientras agarro la leal mochila que había caído conmigo y miro al señor ladrón. 
Lo único que vi fue una navaja bien brillante. FUCK. 
Y paso. Como no tengo idea. Creo que realmente miro muchas películas. Lo único que atine fue a acomodarme velozmente para pegarle una patada en las piernas para que el también callera. Dado que su cantidad de drogas en sangre era altamente superior a la mía lo logre con asombrosa facilidad, el muy hijo de puta callo como una bolsa de papa. Me pare, incluso en el bajón del porro sabia que mis posibilidades eran escasas. Patee la navaja lo mas lejos que me fue posible, que no fue mucho de hecho, pero al menos estaba lo suficientemente lejos para que ese pedazo de mierda no logre llegar a ella. 
Se estaba parando. Hijo de re mil puta, ¡ todavía quería llevarse mi mochila !. Le patee el estomago.
Ese puntapié desato toda mi furia que termino cinco minutos después con gente sacándome de encima del tipo ensangrentado que estaba en el piso. Estaba intentando calmarme cuando llego la policía. 
Mi adrenalina estaba por las nubes. Hablan con un par de personas, agarran al ladrón, lo esposan y vienen a buscarme. Me piden que me de vuelta. Ja, nunca me lo pidieron tan directamente. Les pregunto para que y me muestran las esposas. Me reí, no me salio otra cosa. "Vos me estas jodiendo? me quiso robar y me ponen esposas a mi?". Me dicen que no saben como son las cosas, que podría ser una pelea de pareja y no me pueden llevar al lado de el sin esposas. Yo sabia que el nuevo color de pelo era de villera. 
Grite que no era pareja de ese imbécil y que no me iban a esposar de ninguna forma. Un policía con poca paciencia para pendejas caprichosas me agarro del brazo rápidamente. Cuando grite que quería un abogado comprobé que veo demasiadas películas.  Estaba en el intento desesperado de zafar de esa situación cuando un cana con pocos años mas que yo se me acerca y me dice que me quede tranquila, que si es un intento de robo iba a declarar y ya, que no hiciera mas quilombo porque "se te va a armar"
Me quede en el molde, si de algo estaba segura era que no quería ver empeorar esa situación.
Mi primer viaje en patrullero y ya tenia esposas puestas. 


Una vez en la comisaria me separaron al fin de mi agresor. Me piden la mochila. Resignada ante la imagen mental de las diversas drogas allí presentes, la entregue a la suerte pidiendo de todo corazón que no me detuvieran definitivamente por la cantidad exagerada de diferentes tipos de gramos para consumo personal.
Sacan mi computadora, mi cámara, mi ropa, y mi porta cosméticos. Lo abren y a simple vista y con brillo de luz se dejan ver porros, OCB y el picador. Ni bien el cana joven tomo en sus manos mi marihuana pensé en decir que no era mio, pero me pareció demasiado adolescente y pronuncie "para consumo personal", "lo vamos a tener que incautar" me dice, "Si, como no..." le dije yo mientras sonriendole le dije lo que ya todos sabemos. Me devolvieron la mochila mientras ahogaba mi tranquilidad de que no siguieran hurgando y encontrando entre mis cosas. 
Me piden mis datos personales y que les relate como fueron los hechos. Les cuento todo lo que paso, incluyendo que miro demasiadas películas. Estampo mi firmo en todo el papelerio y me dicen que espere un segundito mas. Espere unos quince minutos, lo cual serian alrededor de 900 segundos a que llegue una mujer con cara de pocos amigos que se me sienta enfrente y me pregunta porque le pegue al ladrón. "Porque me quería robar" dije yo mientras le preguntaba si era idiota con mi ceja levantada. Ella me dice que según parece me quede pegandole un rato mas del necesario para recuperar mis cosas y me pregunta nuevamente porque lo había hecho. "¿Me estas jodiendo? me quería robar mis cosas, son mis cosas, trabaje por ellas no como ese imbécil que se la debe pasar drogado y que tiene lo que quiere cuando lo quiere porque le roba a alguien. ¿Exagere? Si, bueno loca, perdóname, pero son mis cosas". Ella responde "Ajam" y me pregunta si tengo un problema de ira. Respire lo mas profundo de lo que mis pulmones fueron capaces porque en ese momento estaba teniendo un verdadero ataque de ira. Le dije que no, que no tenia ningún problema de ira ni de nada por el estilo, que era tranquila y adorable pero que simplemente NO QUERÍA QUE ME ROBEN.
Después de un rato me dijeron que podía irme a mi casa así sin mas. No tuvieron que repetírmelo.


Matemos a todos.

6 comentarios:

  1. a la marosca!cuantos ch ch ch channgesss!

    "yo sabía que el nuevo color de pelo era de villera..."

    kdfsjgkjdbskjff sigamos fumando...

    ResponderEliminar
  2. No creo que el odio sea un sentimiento puro :/
    Me gusta la forma que tenes de describir situaciones :B
    besos te seguire leyendo!

    ResponderEliminar
  3. lo leí sin ganas, a la vista era demasiado largo.
    pero al final estuvo bien, estuvo bueno, estuvo bien.
    me gustó

    ResponderEliminar
  4. woooooo les cabe la muerte!!!!!!

    bueno, no, pero te salió bien che, tuviste suerte :)

    ResponderEliminar
  5. sos sheera eso tenias que decirles. era obvio que ibas a hacer justicia por mano propia! te convido de mi porro villero si querés, mal ahi la incautación del porro pero BIEN que no dijiste nada. yo hubiese dicho "daale fumenselo tranca todos ustedes" como una vez que me sacaron una mayonesa de mi mama en el aeropuerto y yo les dije que se vayan a hacer un sanguchito :)

    ResponderEliminar