lunes, 1 de agosto de 2011

A pedido

"El drama de la mujer consiste en ese conflicto entre la revindicacion funamental de todo sujeto que se plantee siempre como lo esencial y las exigencias de una situacion que lo constituye como inesencial"
Simone de Beauvoir, El segundo sexo.

Mucho es lo que se dice y se dirá de la lesbiandad. Dicho asi suena como a una fraternidad.  ¿Pero porque no? ¡Cuantos serán lo que se ratonearan con mujeres con ropa interior de encaje adornadas con boas de plumas de diversos colores en un pijama party sexual infinito! A veces pienso como un hombre y se me ocurren estas cosas. O tal no sea que piense como hombre, tal vez sea esa parte reprimida por el mandato social que me exige ser heterosexual por el simple hecho de que tengo un agujero y necesito un palo que lo rellene. E ahí la cuestion... ¿hasta que punto alguien puede asegurarme que soy heterosexual?  
Yo y todos nosotros.  


No estoy diciendo con esto ( y no caigamos en la vulgaridad de generalizar) que hemos sido victimas de un lavado de cerebro por parte de la naturaleza y por parte de la psicologia. ¿Pero cuantos son los que pueden asegurar sin temor a equivocarse que estan seguros de su condicion sexual? Escribiendo esto me siento un tanto hipocrita al pensar que jamas probe un tomate y lo detesto con toda la fuerza que soy capaz de detestar. Sin embargo mi odio hacia el tomate no me define tanto como mi sexualidad. A lo que voy es ¿como puedo asegurar que me gusta A cuando nunca probe B? y¿ si probara A y B y aun asi querria mas? ¿Que me dicen de C, D o incluso Z?
Las posibilidades son tantas y de tan diversos y variados colores que elegir helado de vainilla y chocolate parece digno de una mente cerrada y controlada por valla uno a saber quien. Diversas son las teorias que rondan respecto a esto. Pese a mi sorpresa encontramos machismo incluso cuando hablamos de homosexualidad, porque parece que a un hombre que le gusta que se la pongan es puto y ya no deja lugar a dudas, sin embargo una mujer a la que le gusta frotarse con otra es una histerica sin remedio que ha pasado por diversos traumas psicologicos que le hace creer que su cumplemento es otro agujero, otro vacio. Bicho raro sera la mujer para tener que soportar el mal del cromosona XY incluso en los temas en los que no tendria ni porque ser nombrado.

Ahora bien, desde mi punto de vista todo tema que pasa por mi cabeza es cuestionado bajo la lupa de mis profundos dilemas existencialistas. Demasiadas peliculas he visto como para creer fervientemente que vivimos en la Matrix. "Fantasiosa" pensaran pero esta vida me parece demasiado carente de sentido para que sea el todo. Y si bien podemos caer en el cliche de  "el sentido de lo damos cada uno de nosotros" y "cada persona es un mundo", yo refuto diciendo que en realidad ademas de la carencia del sentido de la vida en general, tenemos una gran carencia en lo que se refiere a la originalidad porque mas de la mitad de las personas que conosco quieren ser famosos y muchisimo mas de la otra mitad trabajan ocho horas al dia para poder tener lo ultimo de lo ultimo en cuanto a mandato social se refiere. Digamos, basicamente, nos estamos desperdiciando en materialidades y hechos casi imposibles para poder darle un sentido rapido a todas nuestras preguntas.
Entonces, si todo lo material queda aca, cuando estemos cerca de la muerte lo unico que vamos a tener son recuerdos y experiencias. Que triste debe ser estar en el lecho de muerte y arrepentirse de haber trabajado veinte años en el mismo lugar , haberse casado con una persona por los motivos equivocados o no haber viajado al Congo una de esas veces que a uno le da ganas de mandar a la mierda a la vida misma.

La represión parece ser la causa numero uno de los que hablan del lesbianismo, incluso cuando no son lesbianas ni heterosexuales. Si alguien me pregunta a mi (una persona que rebosa dudas hasta por los poros) creo firmemente en que para ser homosexual lo que no se tiene sobre todo es represión. Y a mi me parece fenomenal. 
Si queremos vivir algo, porque simplemente no hacerlo? Si elecciones tomamos todos los días, porque no podemos decidir que queremos en cuanto a todos los campos de nuestra vida, incluso la cama?
¿Cuantos serán los que son abogados, medicos, ingenieros, heterosexuales porque eso le han dicho que tenían que ser de pequeños? elijamos lo que querramos elegir, si un hombre quiere elejir un hombre que lo haga y si una mujer quiere a una mujer que lo haga y dejemos de cuestionar todo al respecto y escuchamos a las que tienen algo para decir en cuanto a su forma (no convencional, sin dudas) de querer mas allá del sexo.


Si las mujeres tenemos una capacidad de amor distinta a la del hombre, ya sea por nuestra sensibilidad, por el instinto maternal, por el lugar al que nos corrio el machismo o cualquiera sea el motivo al que querramos echarle la culpa, ¿alguna vez alguien penso en el amor que puede aflorar de dos mujeres? Tal vez y solo tal vez seria mejor abrir la mente un poco y dejarnos de joder en cuanto a prejuicios se refiere y que el quiera ser doble de riesgo lo sea, el que quiere ser vegano que lo sea, el que quiere ser una Spice Girl o un Backstreet Boy lo sea y el que quiera dormir con una persona con los mismo organos reproductivos, que lo haga. Se ha dicho

Para terminar, ¿te subirias a  la carroza del orgullo gay?

5 comentarios:

  1. Me encantó y ahora la voy a leer nuevamente.

    P/D: Yo me subo!

    ResponderEliminar
  2. yo me subiria por el simple hecho de que pienso que una pareja compuesta por dos mujeres debe ser lo más lindo, rosa y suave que puede existir en el mundo. imaginate, una casa llena de perfumitos, polleritas, colitas de pelo y monios.. acaso hay algo más lindo que esa imagen?

    ResponderEliminar
  3. Excitante. esa es la sensación que me dejó la 4 lectura. Exitación.
    Es un tema maravilloso el tema de la sexualidad, más cuando es el norte que nos dirige a una búsqueda personalísima.
    Idílicamente, tu planteo es brillante. Ahora, resulta un tanto desilusionante, lo que motiva la pregunta, ¿Qué te detiene a probar B, C, D o, incluso, Z?
    Cuando mi existencialismo me acorraló contra las cuerdas del ring. Me obligué a redescubrirme. Era eso, o un tiro en las sienes. no me dejé dudar. Redefiní mis gustos y probé B, C, D, Z y tambien DGT ADZ y todas las combinaciones posibles.
    Es un tanto obtuso definir a una persona por una cuestión que sólo se devela cuando está en su habítación. A esto refiero, ¿Cómo demostrar la hetero,homo,bi,tri,pansexualidad de una persona, más que confiar en sus palabras? Lo vamos a espiar mientras mantiene relaciones en su ahbítación? ¿Como juzgar un aspecto de la vida que sólo se devela cuando estamos en el dormitorio?
    Te aliento, te mandó y te amenazo. Probá, vivi, disfruta, o no. Pero hacelo, la vida es eso que pasa mientras escribimos en el blog sobre lo que no nos animamos a hacer.
    Yo lo hice, definí mis límites, y aún así, no le cerré la ppuerta a nada. Porque no hay nada más volátil y boluble que un gusto. El gusto de hoy es el disgusto de mañana, viceversa ida y vuelta como una media.
    Por favor, probá. Probá con hombres, mujeres, prostitutas, gigolós, travestis hombres, travestis mujeres, combinalos, separalos, probá de a uno, de a dos, de a siete, orgias, swingers, gang bang partis, probé todo, no te limites.
    Ah, algo más, yo no me subo, no sea cosa que me emocione, me cope y manoteé algo...

    ResponderEliminar