lunes, 5 de julio de 2010

A 21 años del nacimiento de Petit

Duele hasta que se entiende: hay personas que, más allá del cariño que se tienen, no logran congeniar durante mucho tiempo.
No lograba entender si yo era muy estúpida o vos muy cerrada. Todavía no encuentro la respuesta a esa pregunta, pero si entendí que tu “moralidad” choca con mi “inmoralidad”. Y esta bien. Es así de simple.

Mi Edipo no olvida que el primer hombre con quien dormiste fue con el Gordo Robert, tampoco olvido tu cara de victoria autoproclamada sobre la posesión de la campera turquesa de Teresa cantante. No me olvido de tu risa que suena como banda sonora mental cada vez que digo algo que se que te partiría al medio y no puedo evitar recordar el fabuloso trío que, junto a la Alta, conformamos junto a terere y panqueques.
Y te vi durante muchos años tratando de encontrarte, de entenderte sobre todo.
Te vi triste por no “encajar” y era desesperante tu ceguera al ver como te sentías con respecto al resto de la gente. Es cierto Peti, vos no sos igual. Y eso es lo que te hace así, así de especial en el más importante sentido de la palabra.
Hoy no me toca compartir tu felicidad más allá de los relatos de la Alta, que escucho con una atención que no parece mía. Vos sabes que prestar atención no es mi fuerte, pero ella es una gran relatora y vos una gran protagonista: imposible mirar para otro lado.
A pesar de que creas que el egoísmo es mi fuerte, estoy muy feliz por vos. Muy. Porque de una forma u otra, vas conmigo a donde valla.
Nuestros recuerdos de ayer durarán toda una vida. Guardemos los mejores, olvidamos los demás.
Desde este blog, TU blog, te deseo un muy feliz cumpleaños y por sobre todo una muy feliz vida.



“AHORA ANDA Y VIVÍ, QUE SIEMPRE AME TU LOCURA”

2 comentarios:

  1. cambiando deseos por palabras, que lejos de ser lanzadas al aire se estrellan en unos labios fronterizos.

    besos,

    ResponderEliminar