viernes, 9 de abril de 2010

Ni la chinita me lo contó

Cuando me vine a vivir a la capital, me alegre de tener no uno, sino tres supermercados chinos en menos de 20 metros de distancia del hall de mi edificio. Tan asustada me sentía al desplayarme, que cuando mis víveres escaseaban, corría al supermercado de la esquina. 
Una china de contextura pequeña, cabello grasoso, cara de torta y voz chillona se hacia cargo de todo, como si tuviera dos mil manos, mientras el inútil del baboso del marido esperaba valla uno a saber que de atrás.
 Y la china me trataba bien, por eso la quería. Siempre revisaba la fecha de vencimiento de mis productos lácteos y probaba los foquitos de luz que estaba a punto de comprar.
Hasta que de un día para el otro pase a ser una completa desconocida, de un día para el otro no fui digna de su saludo, porque literalmente ni siquiera me devolvía el "Hola!" cuando entraba al sucucho chino.
Solo lo hacia cuando iba de compras con mi papa, razón por la cual, creo firmemente, que esta caliente con el, pero ese ya es otro tema que hablaremos otro día con mas tiempo y con mas ganas.
Herida en lo mas profundo de mi ser, decidí cortar con la melancolía del amor maternal que me había brindado en su momento, cortar por lo sano y dejar mi fidelidad de lado, para prometérsela a Su, la cajera del supermercado chino de a la vuelta.


Y seguí así, hasta que, años después, sin previo aviso y jugando una despareja competencia con los bolivianos de enfrente, se poso un verdulero afuera del supermercado de la china cara de torta y pelo grasiento. Se poso con sus frutas y verduras. Se poso con sus cajones vacíos y sus cajones llenos. Se poso con un lápiz en la oreja y tierra debajo de las uñas. Se poso con una gran sonrisa. Ay que cursi, perdón.
De a poco, cuando necesitaba cosas muy puntuales como una manzana o dos peras, empecé a hacerme clienta regular.  Me saludaba cada vez que pasaba con un "Hola linda!". Si pasaba por la vereda de enfrente me saludaba con la mano, yo, pueblerina de nacimiento, le estaba más que agradecida. Si no tenia cambio me decía "Anda tranquila, cuando vuelvas me lo traes". Si me veía orejosa me regalaba frutillas. Y hasta una vez me regalo una ciruela acida al son de "un dulce para una dulce". No entendí jamás. 
Pero como me gustaba tanto mi verdulero y por una cuestión de vagancia crónica, volví a comprarle a la china cara de torta, que parecía dispuesta a por lo menos, devolverme el saludo.


En fin, no estoy yendo al punto.
Hace más de tres semanas que la china no esta en la caja. No esta en la caja, no esta reponiendo, no esta cortando fiambres ni rellenando heladeras. No esta, desaprecio. Se la trago la tierra.
Ahora atiende el baboso del marido. Pagando nuestras hamburguesas con Agustincete el otro día, escuchamos que una clienta, por lo visto mucho mas regular que yo, le decía "Hola Felipe!". Felipe. Felipe el chino. Nos miramos y tanto esfuerzo hicimos en disimular la risa que estoy segura, que Felipe el chino noto lo que acababa de pasar.


Pero no es Felipe lo más importante acá.
MI VERDULERO DESAPARECIO, igual que la cara de torta. No están sus cajones, ni vacíos ni llenos. No esta su cambio, su lápiz, sus uñas, su delantal roñoso. No hay nada pero nada que indique que alguna vez trabajo en ese lugar. 
La realidad me abofeteo la cara: se fue para no volver.


Ahora, Felipe el chino, se pasea por el barrio en una camioneta Nissan 0 Km., con su pandilla china.
Y de aquí saco varias opciones de lo sucedido:


1- Felipe pertenece a la mafia china. La china cara de torta, al no poder soportar las andanzas de su marido, pidió el divorcio y volvió horrorizada a su país natal. El verdulero, precavido, tomo sus cosas y salio de allí. Sus amigos no son más que matones y la Nissan... Bueno, la Nissan... ¿Que almacén chino da suficientes ganancias para tener una camioneta 0 Km?


2- La china y el verdulero se enamoraron. Se enamoraron, tuvieron sexo en algún lugar recóndito del almacén (probablemente bajo la pomposidad del pan lactal Bimbo) y decidieron huir a vivir su amor como se debe lejos del prejuicio que podría generar la pareja de una china parlanchina (JA!) y un verdulero gordo y sonriente. La banda que sigue a Felipe, no es mas que su grupo de amigos, dispuestos a "hacerle la pata" en el mal trago que la mujer traicionera le esta haciendo pasar.


3- La china y el verdulero tuvieron sexo, pero solo casual, nada de amor.  Felipe los encontró, se enfureció. Les grito a la china en chino y al verdulero en español. Les grito que "como podían hacer eso!? Hijos de puta!!!". De un solo golpe termino con la china, y por la espalda, como cagon que es, apuñalo al verdulero. Los enterró a ambos en el fondo de su casa. Y la pandilla... bueno, amigos son los amigos,  ¿no?




Si alguien sabe el paradero de mi verdulero por favor, comuníquenmelo, estoy desesperada.

20 comentarios:

  1. JUSTICIA POR EL VERDULERO.

    Como se va a llamar Felipe un chino? ahí hay algo raro??

    Este seguro es otro caso de la mafia china

    ResponderEliminar
  2. JAJAJAJAJAJAJA
    Ay que buena historia...
    primero: sguero que el chino no se llama felipe jaja.. se llama Sin Yu Chin mejor conocido como Felipe el Chino (Feli para los amigos).

    Al parecer la China cara de torta estaba necesitada de afecto, y eso explica porque cuando ibas con tu padre te saludaba y tenias mejores ofertas... y quizá eso explica porque el verdulero desaparecio... la china se lo comio!
    xD

    Me ha hecho gracia lo del saludo al verdulero, en la esquina de casa hay un hombre que vende aguacates.. y da igual el día la hora que pase por alli el hombre cruza la calle y me saluda dandome la mano!!! =P
    (tengo q confesar que a veces camino un poco rápido a ver si no me ve.. pero nunca lo consigo, siempre logra ubicarme y extenderme la mano; sucia sucia suuucia de dinero y decirme: "Usted siempre tan bonita, que pase un buen día")...
    Estare pendiente si empiezo a ver caras nuevas vendiendo verduras por acá... y chinas con cara de torta...

    BESOS!!!
    :D

    ResponderEliminar
  3. (P.S. último comentario tuyo en mi blog..
    jaja.. como que embobada?
    no, simplemente felíz por un gesto... pequeños gesto que hacen que una mala mañana se convierta en un dia estupendo)
    ;o)
    xD

    ResponderEliminar
  4. Antes era una plaza, una esquina, un bar...ahora si tu barrio no tiene un supermercado chino pierde identidad!

    Habría que archivar y releer las cosas que uno escribe a las 5 de la mañana

    ResponderEliminar
  5. jaajajajajajajajajajajajajaja!!!!

    Por Dios! Este es el mejor post de Blogger que he leído en meses!

    Besos :)

    ResponderEliminar
  6. jaaaaaaa como deliras!!!

    che.. opcion 2 para mi!
    primera vez aca. de la mano de JARED q me dijo REITE UN RATO.. y si, lo hice.
    muy bueno! PObre verdulero...ojala vuelva! la china no.. china mala onda ¬¬.

    ResponderEliminar
  7. la razon por la cual un chino te puede dejar retso para comprate una nissan,toyota, bm en el mejor de los casos , es simplemente porque no pagan impuestos rocket jajaja te amo

    ResponderEliminar
  8. Evidentemente el verdulero era un multimillonario que quería vivir una vida simple (por eso te regalaba frutas). Se enamoró de la cara de torta y de su chinitez y al marido (baboso felipón) le regaló una nissan y un departamento en Avellaneda para que le regalara a la china, ya que el mercader asiático la había comprado en el mercado negro.

    Los tres terminaron felices. El Playboy verdulero con su amor, la chinita con su amor más todo el amor que el dinero puede comprar y Felipito con su camionetita, amigos que se hizo en Avellaneda y un lindo recoveco decorado al Feng Shui.-

    ResponderEliminar
  9. Dios, espero que sea la posibilidad número dos, es tan, tan romántica...

    ResponderEliminar
  10. Me quedo con la opción 3. Pero ojo! No se si estan enterrados en el fondo. Yo que vos, no compraría más hamburguesas en ese local MMmmmm

    ResponderEliminar
  11. en definitiva, lo que saco en limpio de todo esto es: Prefiero ir al "Argenchino" y saberme una para relatar que ir a el "Coto" y comprar sandwiches de miga secos.

    ResponderEliminar
  12. Igual las mejores historias ocurren en los Supermercados Día (que han de ser los lugares más deprimentes del planeta, incluyendo Serbia y Chechenia).-

    El por qué de mi afirmación:
    http://www.fotolog.com/tomas_corbx

    ResponderEliminar
  13. tenés puta razón: no hay más MONEDERO. me recorrí casi todo el "B" desde Dorrego hasta Charly Gardel, y no hay nada. LACONCHADELALOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOORA

    ResponderEliminar
  14. Cuando el chino no pueda dirigir el lugar él solo, lo van a dar de baja (deportar o asesinar) y van a poner a otra familia.

    Eso es lo bueno de los chinos. Son muchos y no andan con pelotudeces. Van y hacen las cosas.

    Está bueno el blog este, me gustó. Volveré sin la frente marchita!

    Salud.

    ResponderEliminar
  15. ay qué buena historia!
    caí de sopetón y me voy sonriente

    ResponderEliminar
  16. Ufffff.. a mi tambien me obsesionan los super chinos.
    Lo tuyo fue muy informativo, estas segura que no trabajas para america tv? el programa de andino? el de majul? sono muy a investigacion tipo Cronica.
    Me encanto la descripcion de tu perfil :)

    ResponderEliminar
  17. fue imposible no detenerme a leer esta historia! y jugue con mi imaginacion en cada palabra del relato! ajajjaa muy bueno esto!

    ResponderEliminar
  18. Excelente blog!! vas para mis links y de ahora en mas te sigo

    felipe el chino


    por alguna razon me trajo recuerdos de tangalanga y el chino luis xD

    como me hiciste reir al traerme eso a la mente


    "tuvieron sexo en algún lugar recóndito del almacén (probablemente bajo la pomposidad del pan lactal Bimbo)"

    esa parte fue genial


    saludos

    cya!!

    ResponderEliminar
  19. IDOLA! ME HACES CAGAR DE RISA MIENTRAS SOPORTO A LA CARA DE OJETE DE MI JEFA!

    ResponderEliminar