martes, 2 de febrero de 2010

Palabras para Victoria







Quien me sigue firmemente necesita palabras de aliento. Acá esta mi experiencia:



Llegue a Bs As, con un bolso repleto de ropa, mi agenda y algunas fotos. 
Llegue a un departamento que nada tenia mio, ni mis cosas ni mi esencia.
Llegue y note que no sabia cocinar, ni siquiera sabia prender un horno. 
Llegue y no sabia que existía una llave de paso para el agua y otra para el gas, no sabia cambiar un foco, no sabia que un corte de luz puede deberse a un salto de térmica, no sabia limpiar los vidrios y menos sabia como mantener mi ropa limpia gracias a la lavandería.
Para mi primer semana sola me dieron una considerable suma de dinero "por si las dudas", concepto que jamas entendí y plata que empece a quemar como judío arrepentido de serlo.Tuve la suerte de tener a una gran amiga al lado, con la misma suma y el mismo concepto, que tampoco entendió.Dado que nuestros dotes culinarios dejaban bastante que desear de ambos lados, desayunábamos y merendábamos por lindos bares de Palermo y almorzábamos y cenábamos en el mismo Mc Donals y configuramos nuestra propia Guía T, visitando cada punto de la capital en donde se encontraban nuestros locales de ropa preferidos (de los cuales salíamos mas que cargadas de bolsas).
Tres días después de empezada la semana, entre las dos no juntábamos ni diez pesos. No solo faltaban días en los que habría hambre, sino que ademas, teníamos (por motivos amorosos del momento) que volver al pueblo natal.
Mi adorada abuela, acallo las quejas con el primer plato casero de la semana (carne al horno con papas, un manjar!) y dinero para mantenernos como las personas normales.
A la semana de encontrarme en ese departamento aun sin decorar ni hacer mio, mi novio comenzó a actuar extraño, siguió con un "necesito tiempo" y un posterior abandono (supuestamente definitivo) .Me ahogaba en cuatro paredes blancas, en el calor agobiante de un barrio desconocido y lloraba sin consuelo mañana, tarde y noche. 
No fue nada fácil, pero de alguna forma lo logre.

Con el tiempo conocí a gente entrañable, que me enseño, que le enseñe. 

Me hice cargo de una inundación en un departamento cubierto de alfombra azul. 
Me interese en la astrología y distintas tecnologías. Cambie mi look a medida que mis ojos me mostraban otro mundo. Pase de un "pueblo chico, infierno grande" a que no me importase absolutamente nada lo que dijeran los demás.
Estoy empezando mi cuarto año en este lugar y me siento increíblemente cambiada. Es definitivamente
un antes y un después. Aprendí a cocinar, a administrar plata, a viajar a donde quiera, a pagar cuentas, a hacer reclamos por teléfono, a separar la ropa de lavandería, a martillar, a lavar e incluso, aprendí en un caso de extrema necesidad a cambiar un foco, y digo extrema necesidad porque se quemaron, paulatinamente, absolutamente TODOS los focos de mis luces.

Absolutamente todos estos momentos, estuvieron acompañados de una banda sonora cada vez mas amplia. Cuanto mas grande era mi discografia, mas pequeña era mi visión del mundo real. Ese fue mi salvavidas.En un viaje de auto-conocimiento descubrí que soy caprichosa, extremadamente graciosa, que no me quejo seguido de situaciones poco afortunadas para los demás y que valía.Aprendí que el tiempo que paso sola no es tiempo perdido, es tiempo encontrado.

Y cuando ocurra un evento desafortunado, respira hondo, conta hasta diez y recorda que todo pasa por una razón... porque lo que tenga que pasar, simplemente... pasara.Te encontró la
PAZ, no lo olvides.

PD: Te deje un regalito en facebook.com... careton! no se adjuntar un vídeo acá. Espero que te sea útil, si te dejas llevar no tengo duda que lo sera.

1 comentario:

  1. "Aprendí que el tiempo que paso sola no es tiempo perdido, es tiempo encontrado.

    Y cuando ocurra un evento desafortunado, respira hondo, conta hasta diez y recorda que todo pasa por una razón... porque lo que tenga que pasar, simplemente... pasara.Te encontró la PAZ, no lo olvides"

    Extrañe tanto estas palabras Ro ... aunque no sean para mi, leerte es escucharte ... siempre tuviste algo para decir. Lamento que en su momento no me naciera estar ... ese boludo momento que valio una amistad. Pero sabe que te quiero mucho. Y, auqnue ya te lo dije, me pone MUY FELIZ que estes como siempre soñamos estar!!!

    ResponderEliminar