miércoles, 20 de enero de 2010

Un caso perdido

Hacia tiempo que no venia al pueblo natal. ¿Adivinen que? Esta igual que siempre...


Me encontré con cambios, obvio: parece que ya no comemos en el lugar de siempre, Madre saquea los supermercados en busca de cajas, seleccionando lo que se queda y lo que se va a la casa nueva, la Gótica organiza y reorganiza lo que va para la casa nueva y lo que va para su departamento nuevo (que dicho sea de paso, tiene balcón y el doble de metros cuadrados que el mio... envidia y no de la buena), Rebecco esta hecho un fideo, Padre casi no me habla, en mi habitación hay un colchón de dos plazas apoyado en una pared, y había un sinfín de confites navideños.


Tarde dos días en pisar el centro. Y no lo hice sola, claro. Lo hice con mi papa (tono irónico en el cual enfatizo nuestra pésima relación). Cuanto hacia que no andaba por ahí con el! Y ahora recuerdo porque...
Tan chico es todo en los pueblos, que te cruzas con un lame culo por cuadra.
Esta vez se nos acerco una señora a la cual le he visto la cara repetidamente durante mi niñez. Se acerco sin disimulo y con poca prudencia al auto estacionado al son de "Buen día doctor!"
Yo a punto de entrar al auto, me quede ahí con cara de poker, mientras ella me miraba
Lameculo -Pero que grande estas! Vos sos....
Yo - R...
Lameculo - No para, dejame... (pobre mujer, con tantos hijos cualquiera pierde la cuenta)
Padre - Rocío... (sabe mi nombre!)
Lameculo - Rocío..... es la mas grande?
Padre - No... la quinta
Lameculo - Pero que linda que estas! Cuidado con Rocio eh!!!
Yo - Je, gracias- dije, mientras no podía disimular mi cara de "estas muy loca"


La conversación siguió entre ellos, con estilos triviales sobre mi vida como si yo no estuviese presente, al estilo de si estoy estudiando en Bs As, que estoy estudiando (pregunta con la cual se podía cortar el aire con una tijera, tras terminar mi tercer año de frustrados intentos, si es que se le puede decir intentos), si tengo novio, si cuando vengo a giles vivo con el, si me teñí el pelo, si baje tres kilos, si le gusta mi color de uñas amarillo flúor o si mi nuevo corte de pelo "tan de los 50´" no le encanta.
Estaba anonadada mirando a mi padre respondiendo como si el fuera el padre del año y yo la hija del milenio. Ya no podía soportar esa situación, así que dije "Voy al kiosco" mientras pensaba, "Señora, curtite" y padre respondió con un "Si, anda hija". Me dice "hija" para no confundirse de nombre, como los hombres cuando dicen linda, hermosa, o cualquiera de esas bajezas masculinas a las cuales muchas mujeres (idiotas, a mi entender) se rinden, sin saber que es para no confundirse entre vos y la que salio el día anterior... 
MUJERES, ABRAN LOS OJOS. 
No juzgo eh! Tal vez yo he caido ante cosas mas estúpidas, seguramente sea así.


Pero me fui de tema, para variar.
Mientras iba al kiosco en busca de algún chocolate que libere mis endorfinas (la hormona del buen humor, sentimiento que me abandono hace días), miraba el pueblo pensando "pueblerinos del orto" Y aclaro: no odio a mi pueblo, me gusta volver de vez en cuando, pero porque todo el mundo necesita saber sobre la vida de los demás como si fuera el aire que respiran? porque todo es cuestión de ya no poder contar con la gente con la que hablas? porque no se limitan a sus propias vidas y dejan de mirar por el hombro que es lo que hacen o dejan de hacer los demás? Es un pueblo con complejo de paparazzi.


Ay pueblo, pueblo, sos un caso perdido.

1 comentario:

  1. Me gusta tu forma de decir las cosas, divertido y sarcástico. Totalmente de acuerdo con lo de caso perdido y con lo de complejo de paparazzi. Saludos!

    ResponderEliminar