domingo, 20 de diciembre de 2009

MARINERA

Volver a casa, siempre es eso: volver a casa.
Vuelvo a caer en los rituales que abandone cuando me mude a la capital. Mis desayunos no tienen coherencia alguna (pan dulce de chocolate y Coca Cola), ya no almuerzo en casa, ni padre ni yo somos lo suficientemente habiles en la cocina como para valernos por nosotros mismos, he desorganizado la siesta, que tiene igual importancia si la tomo a las dos o a las seis de la tarde.


Vuelvo a sentir un dolor de cabeza cronico cada vez que piso este lugar que amo y odio. Es raro.
De repente me sentí como extraña en mi propia casa. Lo unico que me une aca es Rebecco corriendome por todos lados.


Simplemente mi lugar no esta aca. Siempre volvere, es mi casa. Pero no es mi hogar.

2 comentarios:

  1. ay pibita que bien escribis....es porque sos de picsis ?

    ResponderEliminar
  2. Roco.
    Donde andas?
    Hacia mucho no escribias y no escribis.
    Yo tmb lo habia colgado
    pero me prometi no volverlo a hacer.

    Feliz año p vos loca.
    Q andes bien

    ResponderEliminar