viernes, 13 de noviembre de 2009

Maldito seas, Santa Claus

Desde que tengo uso de razon, espero la navidad con unas ansias asquerosas. En Octubre ya tenia lista mi carta para Papa Noel y por si acaso, eso no era suficiente, tambien escribía la carta del proximo año y una de repuesto, por si cambiaba de parecer.


Año tras año, intentaba (muy poco originalmente) esperar despierta al gordo barbudo que retenía mis regalos. Lo esperaba con mi mejor pijama y mis mejores rulos, como si fueramos a tener intimidad. Mmm, Papa Noel…


Lo maximo que logre esperar fue media hora despues de las once de la noche.


A la mañana siguiente despertaba en mi cama, con una mezcla de frustracion por ver mi plan fallar, asombro, por saber como había llegado a mi cuarto (¿acaso alguno de mis amorosos padres me cargo en brazos y me acostó en mi cama?) y apuro por llegar al arbol de navidad, Flash me tenia miedo.
Corría, veía los regalos, volvía a correr al cuatro para gritarle a la Gótica que ya estaban ahí. A la gorda muy dormilona, las ovejas le gustaban mas que los paquetes sin abrir y cada año recibía la misma mirada asesina que ordenaba dejar de ser molestada para seguir durmiendo.


Y asi ame cada navidad de mi vida hasta que la cruda verdad me bailo en la cara: el gordo barbudo no era otro que mi papa. Valga la redundancia, es gordo y barbudo, pero hasta donde se solo se dedica a la medicina veterinaria, no a repartir amor entre los niños: esa nunca fue su especialidad.


Confieso que me entere la verdad bastante crecidita. Siempre fui experta en no ver lo obvio. (Leo, jamas me voy a olvidar que me obligaste a reaccionar. Te odio).


Todavía recuerdo con una lucidez espantosa, el primer año que se termino la farsa: a las doce en punto seguimos como patitos a mama; recorrimos el pasillo hasta su cuarto, donde nos paramos delante del placard, donde saco nuestros paquetes. Con que ahi se escondieron todos estos años!
Nos dio los regalos en la mano y me costo por lo menos cinco minutos abrir el paquete que contenia mi Barbie patinadora, maestra ciruela o valla a saber cual de la interminable colección de la perfeccion hecha plastico (Soy lo que quiero ser, soy una Barbie Girl).


La navidad jamas tuvo el mismo sabor, para colmo de males ese fue el ultimo año que conseguimos el budin de limon con cobertura de chocolate (te extraño amigo).
La separación de mis progenitores no ayudo: siempre te queda la culpa (no importa cuantos años pasen, ellos se encargaran que sientas la misma sensacion hasta que te mueras) de que si estas con uno, el otro se queda con cara de perro mojado, triste y amargado y comiendo un pan dulce seco. Imposible disfrutar.


Hoy, buscando desesperadamente moldes para muffins (esa ya es otra historia) termine en un bazar chino, que estaba mutando hacia un polo norte improvisado. Mucho rojo, mucho verde, mucho dorado, nieve artificial y por lo menos diez papas noeles (¿se pone así cuando es en plural?) en diferentes situaciones me miraban desde los estantes. Ahora tengo la teoria de que papa noel es pedofilo despues de todo, tanto amor para con los niños? Me suena un poco extraño (si lo miro bien, ni siquiera me termina de cerrar su vestuario)


Hui despavorida.


Entre el bronceado y la navidad, Noviembre y Diciembre me vuelven loca.
No entiendo la fiebre navideña. ¿Alguien por casualidad noto (y lo digo en tono ironico) que ya dejamos de celebrar el nacimiento del niño Jesús (Ja) para aprovechar liquidaciones y promociones para quedar bien?


El 13 de Octubre, mi querido Bob Dylan lanzo Christmas in the heart con clásicos como Here comes Santa Claus. Es el colmo, esto, para mí, es una patada al higado.


DETESTO la Navidad!

1 comentario:

  1. Bueno seamos sensatos, el gordo quien fue adoptado por la mercadotecnia y el masonerismo ha hecho olvidar a "la sociedad moderna" ¬¬ el verdadero significado de festejar estas fechas. Cada quien es libre de creer lo que quiera y por las razones que sean pero si lo que me enfurece de verdad es que las tradiciones y los verdaderos motivos de festejar estas fechas sean sustituidas por vanalidad, mercadotecnia, hipocresia y sobre todo mentira y engaño.

    A cada lector de este blog y a su webmaster de parte de un servidor les desea Felicidades en estas fechas y que DIOS los llene de bendiciones a ustedes, sus familias y a sus hogares.

    ResponderEliminar