lunes, 12 de octubre de 2009

"El San Juanino, Parte dos"

Tan juntos y a la vez, tan lejos

Cada uno prendió un cigarrillo cuando descendimos.
Empezamos a caminar sin hablar, juntos, tentados, sin hablar.

Se nos acerca en gordito copado con guitarra en la espalda y cigarrillo en mano..
- Chicos, disculpen, alguno tiene fuego?
(CHICOS, creyó que íbamos juntos. No exagero cuando digo que realmente íbamos juntos)

- Yo tengo- dije, mientras empece a revolver con fervor en mi atestada cartera.
El san juanino, mientas, me esperaba.
Como mi búsqueda se veía retrasada por la cantidad de chucherías típicas de cartera de mujer (léase: espejito de hello kitty, puchos, maquillajes, cepillo, cepillo de dientes, celular, cargador, collares varios, llaves, guia T, etc), el dijo "Yo tengo!" e hizo alarde de la practicidad masculina cuando saco el encendedor de su bolsillo delantero izquierdo.

El gordito cool prendió su cigarrillo, dio las gracias y nos dejo sin saber lo que acaba de desencadenar...
Seguimos caminando, juntos.
Una cosmopolitan en un kiosco de diarios y revistas me dio el valor suficiente para terminar (o empezar) esto.


Conocimiento de causa

Pare, lo pare y le dije..
- Discúlpame, yo de algún lado te conozco.. (claro que lo conocía, claro que sabia de donde y claro que no iba a ser tan obvia)
- Mmm, la verdad que ni idea de donde.. Yo ni soy de acá(NO ME CONOCÍA! no me miraba porque me había reconocido mientras lo espiaba, le había gustado por propia elección!)
- Ah no? yo tampoco! De donde sos?
- De San Juan, vos?
- S.A.G..
- Ah ni idea donde queda!
- Al lado de donde estabas hoy (léase: Lujan)
- Ahhhh, con razón!
- Vos por casualidad, cursas en la FADU?
- Siiii (Ayyy! esa sonrisaaaaaa)
- Ah entonces de ahi te tengo... te tomas el 107, no?
- Jajajaja, sii
- Yo también, te debo tener de ahí, jajajaja

Empezamos a hablar del lugar que recientemente descubrimos, nos había unido.
Estudiaba medicina, yo le conté que estudiaba diseño. Instantáneamente nos dimos cuenta que nuestros mundos no tenían absolutamente nada que ver. El era un nerd y yo una del grupo de cool people. Nos miramos y no nos importo.
Seguimos caminando hasta la verdadera esquina de Juramento.
-Yo doblo, vivo acá a dos cuadras
- Ah bueno, yo sigo, me quedan un poco mas que dos cuadras, je.
- Donde vivís?
- En Devoto..
- Uhhhh un viaje!
- Si, la verdad que si...
(Mentirosa, Devoto de Belgrano, no queda a UNNNN VIAJEEEEE)
- Bueno, nos cruzamos en la facu entonces...
- Si, claro, chau!
- Chau! (sonrisa)

Y ahi paso, paso de nuevo: empezamos a separarnos mirándonos, cuando me tropeze con la vereda. Me tropeze, tire mi cartera y cuando el bolso de 10 kilos quedo pendiendo de mi dedo chiquito, creo que se quebró.
El corrió nuevamente hacia mi, me agarro el bolso que tenia pinta de urgente, mientras yo agarraba mi cartera, aguantándome las ganas de hacerme pis de la risa y las de llorar por no poder parar de hacer papelones un segundo.

- Ay perdóname, soy muy torpe...
-Jajajajaja, no te hagas drama! Nos pasa a todos...

Ay, entiende mi torpeza. Que lindo!
Me devuelve el bolso, me sonríe y me dice "Cuídate!"
Lo entendí perfectamente, quiso decir que mire por donde piso.
Me aleje de el, sin saber cuando lo volvería a ver, esta vez mirando para adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario